17/7/13

Skin 101: Protección solar | SPF, antiinflamatorios y antioxidantes. Radiación infrarroja. Sol y vitamina D.



¿Por qué puede suponer un problema que nuestro fotoprotector, incluya, por ejemplo, aloe vera? ¿Qué tanto se sabe o no de la radiación IR-A, necesito protegerme de ella? ¿Qué pasa con la vitamina D si uso siempre fotoprotector, caeré en un déficit?


SPF, antiinflamatorios y antioxidantes


Ahora ya sabemos lo que es el SPF, lo que no es y por qué lo que significa varía en gran medida si hablamos de teoría o práctica. También hemos visto que ha ocurrido que tras examinarse algunos fotoprotectores se ha visto que no protegían correctamente del espectro UV, con más frecuencia de la radiación UVA pero también, a veces, no protegían contra la radiación UVB. A veces el problema es simplemente la concentración de activos, pero a veces otro problema es la presencia de antiinflamatorios y/o antioxidantes...¿por qué?

Como vimos el SPF se calcula grosso modo calculando cuánto retarda el uso de fotoprotector la aparición de eritema o enrojecimiento de la piel tras una exposición medida y controlada de radiación UV es decir, en otros términos, cuánto amplía temporalmente el uso de fotoprotector la exposición a un MED. ¿Qué pasaría si nuestro fotoprotector incluye ingredientes que ocultasen/minimizasen visualmente la aparición de eritema? ¿No supondría eso que aunque de hecho la piel sufre el daño, no aparecen los signos visibles, signos que son además los signos que indican qué tan bien protege el producto? Supondría, por tanto, un dato sobre la capacidad fotoprotectiva del producto...falso.

Cuando la radiación UV entra en contacto con la piel (incluso si usamos fotoprotector, recordemos que ninguno protege 100%) genera un daño sobre las células de la epidermis, dañando directamente al ADN. Cuanto esto ocurre, la cadena de ADN se daña y, tras esto, empieza un proceso de reparación que, sin embargo, puede dejar algunas cadenas sin reparar; estas cadenas mandan una señal que activa la síntesis de una variedad de procesos regulativos e inflamatorios que llevan al eritema y en último término pueden llevar a la muerte celular (apoptosis).

Los fotoprotectores como sabemos bloquean hasta cierto punto que la piel reciba radiación UV, y la que pasa nuestra barrera protectora desencadena la reacción anterior, hasta el punto de que si se dan ciertas condiciones (un SPF mal elegido, mala aplicación, mal uso...) nos quemaremos. Ahora bien, ¿qué hacen los antioxidantes y los antiinflamatorios?

Los antioxidantes se han llamado últimamente "fotoprotectores biológicos", término algo en boga en estos tiempos. ¿Por qué fotoprotectores, protegen del sol? Sí, y no...no absorben los rayos UV, por ejemplo, es decir, no proveen fotoprotección en el mismo sentido que hacen los filtros solares, sean físicos o químicos. Pero sí son capaces de ayudar a reparar el ADN una vez que el daño está hecho. En este sentido ayudan a proteger de los efectos nocivos del sol, sí, pero no son fotoprotectores en el sentido habitual del término. Se debe tener en cuenta que el daño celular causado por la radiación UV no es 100% reparable.

¿Y los antiinflamatorios? Los antiinflamatorios, como su nombre indica, reducen las expresiones de carácter inflamatorio de la piel. No es que reduzcan la inflamación, sino que reducen sus signos visibles, es decir no reducen el daño ni tampoco aceleran la recuperación, simplemente reducen los signos visible de daño, en este caso, el eritema. 

¿Cuál es la conclusión?

Que nuestro fotoprotector lleve incluidos antioxidantes no hace que nos proteja mejor si consideramos la forma en que no protegen los filtros solares. Ahora bien, ya vimos que tanto por el hecho de que ningún fotoprotector protege del 100% de la radiación UV así como por problemas derivados de los propios filtros, especialmente químicos, la mejor protección contra el daño celular y oxidativo es el uso de antioxidantes en la rutina de cuidado facial y corporal, son la única ayuda que tenemos para intentar paliar los daños que el fotoprotector y su uso siempre deficiente no llegan a evitar. 

Por otro lado debemos evitar usar fotoprotectores que incluyan antiinflamatorios ya que pueden dar lugar a un SPF falso. Si nos hemos quemado, podemos usar por ejemplo aloe vera para reducir los signos inflamatorios, principalmente la rojez...pero no, ponernos aloe vera en la piel tras tomar el sol ni reduce el daño ni tampoco ayuda en nada a que el proceso de reparación sea más rápido, simplemente mejora las cosas en un plano estético. Es mejor optar por una buena crema oclusiva con una buena carga de antioxidantes para ayudar a la piel a recuperarse tras una sesión de radiación UV intensa o en caso de que nos hubiésemos quemado. 

¿Cuál es el problema? Muchos antioxidantes son a su vez antiinflamatorios. Es importante por tanto recurrir al uso de antiinflamatorios cuando queramos reducir por motivos estéticos la respuesta inflamatoria, pero evitarlos si queremos saber cómo está nuestra piel y evitarlos sobre todo en nuestros protectores solares. 

El blog que ya os comenté (The Triple Helixian) tiene un ejemplo perfecto sobre un fotoprotector muy conocido que es un desastre por este motivo. Si sois usuarias habituales de iHerb seguro que habéis oído hablar del famoso fotoprotector de la marca Devita, el "Solar Protective Moisturizer, SPF 30+". Incluye únicamente ZnO a una concentración del 19%. El ZnO incluso a una concentración del 25% no da más que un SPF 10. Como veis sin embargo el producto tiene un SPF 30, ¿cómo? Pues bueno, si vamos a los ingredientes...

Active Ingredient: Zinc oxide 19%.
Inactive Ingredients: Aloe barbadensis* (aloe vera gel), purified water (aqua), capric/caprylic triglycerides (derived from coconut oil), glycerin (vegetable), hyaluronic acid (vegan source), glyceryl stearate SE (derived from vegetable oil), stearic acid, lecithin phospholipid, tocopherol (vitamin E), allantoin, vitis vinifera (grape) seed extract.

Como veis, incluye nada más y nada menos que aloe vera como primer ingrediente. Como vimos, la capacidad fotoprotectiva de los filtros depende de varios aspectos, como por ejemplo el vehículo; sin embargo, Devita usa ZnO sin encapsular, el resultado, una fórmula simple pero con un SPF "falso".

¿Cuál es el problema? Que los europeos, frente a los americanos, no tenemos la suerte de tener listados la concentración de activos que lleva el producto. Con lo cual si nuestro producto lleva por ejemplo aloe vera no podemos comprobar, como sí pueden los americanos, si nuestro producto tiene ese SPF real o no. Con lo cual lo que yo hago es no comprar productos que los lleven, y os lo recomiendo. 

Vitaminas E + C

Ya que hablamos de antioxidantes, tenemos que hablar de este magnífico combo. ¿Por qué? Vamos a verlo ;)

Hemos visto que existe un beneficio añadido al usar antioxidantes, y esto es especialmente cierto si usamos vitamina C y E juntas porque forman un red de electrones que ayuda a estabilizarlas y que es más potente a la hora de donar electrones a compuestos inestables, lo cual significa que la capacidad antioxidante es muy alta. La vitamina E es especialmente buena en ayudar a reparar los daños causados por la radiación UVB y la vitamina C, por su parte, hace lo mismo pero con la radiación UVA. Como vimos, lo que hacen es ayudar a reducir los daños que provoca el sol, lo que a largo plazo supone un efecto protectivo.

Ahora bien, las vitaminas se degradan cuando entran en contacto con la radiación UV, así que idealmente usaremos antioxidantes por la noche, pero, en este caso, una combinación de C+E usada por la mañana ayuda a reducir el daño oxidativo. Idealmente usaremos un producto separado del protector solar porque los efectos que se han visto son dosis-dependientes y probablemente la mayoría de fotoprotectores que incluyan estos compuestos no lo harán en suficiente medida. Yo personalmente utilizo una crema con vitamina C+E debajo del protector cada mañana y por la noche uso un sérum de vitamina C con mayor concentración por la noche. De elegir una sola aplicación, preferiremos aplicar el producto por la noche, a salvo de la radiación UV, por tanto.

Radiación IR-A

La radiación infrarroja forma parte del espectro no visible y está compuesta por ondas electromagnéticas con longitudes comprendidas entre 760 nm y 1 nm; y que se divide, igual que la radiación UV entre IR-A, IR-B e IR-C. Es más de la mitad de la radiación que alcanza al ser humano. La radiación IR-B e IR-C no penetran significativamente en la piel, sin embargo, cerca del 65% de la radiación IR-A penetra a capas profundas de la piel. La radiación IRA induce la formación de ROS o especies reactivas de oxígeno en las mitocondrias celulares, lo que lleva a cambios en la expresión genética. Tenéis una explicación más detallada sobre el efecto de la radiación IR-A sobre la piel en este artículo-fuente. De modo resumido, la radiación IR-A genera daño de carácter oxidativo, provoca daños en el colágeno tipo I y III y causa daños en la elastina,  y eso contribuye al envejecimiento. No hay, como sí ocurre con la radiación UV, una relación especial entre fototipo y daño posible.

Entonces, ¿qué podemos hacer con la radiación IR-A, se puede hacer algo? Parece que sí, ahora bien, vayamos con cuidado. La primera señal de alarma es que los estudios que hay al respecto (1) son pocos (2) son todos de la misma gente y se citan unos a otros, es decir, el grupo de investigación es reducido y al final el material es poco. Pues bien dicho esto, si el daño es de carácter oxidativo...se trata de añadir antioxidantes, pero no valen cualesquiera. Se ha visto que ciertos polifenoles como el EGCG, el EC y la vitamina C reducen el daño causado por la radiación IR-A. La vitamina E parece no proteger, por ejemplo. La aplicación se realizó antes de la exposición a la radiación IR-A.

La pregunta naturalmente es: ¿debo comprarme algo especial para protegerme de la ración IR-A? Aquí ya no sé qué decir, no tanto porque no haya ciertas evidencias algo tímidas aun de que sí parece haber maneras de protegerse de la radiación IR-A, sino más bien porque no se sabe bien ni qué antioxidantes van bien, ni en qué dosis (aunque parece ser dosis-dependiente), ni está regulado en sentido alguno y en mi opinión una marca a día de hoy a falta de regulación puede decir que tiene protección IR-A que bueno...quién sabe. Además cabe recordar que por ejemplo la vitamina C es fotosensible, es decir, se degrada cuando recibe radiación UV, así que en mi opinión, francamente, aun se sabe muy poco. Lo que yo hago es usar, como os dije y a la luz de la sección anterior una crema por la mañana que incluye vitamina C y E. Como esto parece ser dosis-dependiente, prefiero usar un producto aparte con una concentración de "activos" conocida. En resumen: sí parece haber formas de protegerse de la radiación IR-A, aun así, la información que tenemos al respecto es más bien exigua, siendo así, os lo dejo a vuestro criterio, yo personalmente a día de hoy lo veo como una futura cuestión de marketing-diferenciación sin, de momento, demasiadas garantías. Eso no quita que me haya comprado hace poco un fotoprotector que protege, en teoría, de la radiación IR-A, pero lo prioritario es la crema que me aplico con anterioridad que incluye vitamina C.

Sol y vitamina D

¿Qué es la vitamina D? La vitamina D es una hormona que regula el nivel de calcio en la sangre y está ligada a la salud ósea, especialmente, pero es importante también para la salud de músculos, dientes, etc. En los últimos años ha habido indicios de que puede ser relevante, si hay un déficit, para el desarrollo de varias enfermedades; hoy día hasta donde sé, se considera que no hay suficientes evidencias más que para resaltar, como dijimos, su papel en la salud ósea. El problema es que la vitamina D se obtiene principalmente de dos fuentes: bien la obtenemos por la dieta, cosa por lo geneneral algo difícil; o bien la obtenemos gracias a la radiación UV, es decir, nuestra piel genera vitamina D cuando recibe radiación UV. En la mayoría de individuos, la fuente principal de vitamina D es la radiación solar (aproximadamente se obtiene de la radiación UV un 90% de la vitamina D necesaria para la mayoría de individuos). Si nuestros fotoprotectores impiden que la radiación UV llegue a la piel, ¿corremos el riesgo de tener un déficit de vitamina D?

El tema es bastante controversial, porque hay estudios y opiniones de toda clase. ¿Cuál es el problema? Que obtengamos suficiente vitamina D a partir de la radiación solar depende de muchos factores: desde nuestro fototipo (cuanto más blanco se es, más fácilmente se obtiene vitamina D de esta forma; hay gente muy negra que en ciertas condiciones no puede desarrollar suficiente vitamina D por esta vía, por ejemplo), hábitos frente al sol (desde exposición, ropa usada, etc.), lugar donde vivimos (es más fácil obtener suficiente vitamina D en una zona cercana al Ecuador que en una zona donde casi no da el sol...) y también influyen otros factores variados, como por ejemplo, la obesidad, que dificulta su obtención. Esto es una pequeña lista de factores, factores que a su vez tienen muchas opciones...si sumamos todo se ve que el problema de la vitamina D depende en último término de cada individuo, y eso repercute en el mismo sentido en la relación vitamina D/protector solar (y aquí debemos incluir también la aplicación del fotoprotector como factor).

En los años 80 hubo estudios que probaron que el uso de fotoprotector sí disminuye la síntesis de vitamina D a partir de la radiación UV, como era de esperarse (II, III). Como podéis ver en detalle aquí, sin embargo, dichos estudios tenían algunos problemas ya que no medían con exactitud parámetros tales como el nivel de exposición de todos los sujetos de prueba y otros aspectos relevantes para determinar la cuestión a tratar.

Ya entrados en los 90 sin embargo, hubo otros estudios contradiciendo los hallazgos anteriores: mejor planificados, los resultados fueron que el uso continuo de fotoprotector no suponía un déficit de vitamina D (II, III, IV, y más...) Estos estudios dan como conclusión que el uso cotidiano de fotoprotector no produce un déficit de vitamina D, y, es más, como la gente que suele usar fotoprotector suele exponerse más al sol, se ha llegado a relacionar con unos mayores niveles de vitamina D.

Como veis hay opiniones dispares. En cualquier caso la conclusión parece ser: en condiciones teóricas, el uso de fotoprotector sí puede disminuir la producción de vitamina D hasta el punto de llevar al déficit en ciertas condiciones (y recalco esto último, hace poco se publicó un estudio donde se ve que en condiciones de radiación UV intensas, el uso de fotoprotector sí reduce la síntesis de vitamina D pero no lo suficiente como para causar un déficit, algo que nos viene genial porque justamente lo que más debemos evitar es la radiación UV intensa, como por ejemplo la veraniega), pero en condiciones de uso real, no. ¿Por qué? Ya hemos comentado muchas veces que casi nadie se aplica bien el protector solar. Como vimos, la mayoría se aplica apenas un 0.5mg/cm^2 de los 2mg/cm^2 que hay que aplicarse. Pero incluso si suponemos que nos aplicamos la cantidad adecuada, la aplicación nunca es uniforme, nos dejamos zonas (¿os habéis puesto detrás de las orejas la última vez?) y además al poco tiempo sudamos, nos restregamos la cara, etc...y no solemos reaplicar. Para la gran mayoría, por tanto, el uso de fotoprotector a diario no genera un déficit de vitamina D menos si se dan ciertas condiciones como por ejemplo una exposición al sol muy pequeña, tener la piel muy oscura, etc. pero entonces el problema no es tanto el uso de fotoprotector tanto como la combinación de ciertos factores.

Si investigáis sobre el tema hay multitud de opiniones al respecto. Antes que nada tened en cuenta que la exposición necesaria para la síntesis de vitamina D en un país como España se limita a unos quince minutos fuera de las horas de radiación muy intensa, y en zonas tales como las pantorrillas, los brazos...en resumen, exposiciones cortas, en zonas pequeñas y fuera de las horas de mayor intensidad. Nada de "tomar el sol" en el sentido de "vuelta y vuelta", exponerse a las 12h, o cuasi-despelotarse...simplemente, para la mayoría, una vida normal que proporciona una exposición casual es suficiente.

Por lo que he podido ver, hay dos "polos": el radical y el moderado. El radical está representado por ejemplo por la Academia de Dermatología Americana y se basa, simplemente, en que no hay ninguna "dosis" de exposición solar que sea segura (ni esos quince minutos, ni nada) determinable y sí hay sin embargo métodos para obtener suficiente vitamina D sin tener que exponerse a riesgo alguno, por pequeño que sea, y básicamente consiste en suplementar, es decir, suplementar de forma directa o consumir alimentos fortificados, en cualquier caso la vía de obtención sería únicamente alimenticia. En el otro polo está la recomendación moderada que recomienda exposiciones como vimos, cortas, de zonas no demasiado grandes y fuera de las horas de intensidad o por ejemplo dejar al descubierto sin proteger ambos brazos o ambas pantorrillas en nuestra vida diaria esos minutos. Recordad que cuanta más piel exponemos, menos exposición es necesaria, esos quince minutos se corresponden a exposiciones de piel moderadas, si exponemos más piel, pues menos tiempo. Ya comentamos que en la medida en que influyen muchos factores que vienen a ser en último término específicos del sujeto en concreto a la hora de obtener suficiente vitamina D, no hay "recomendaciones generales", ya que es imposible hacerlas, varía de sujeto a sujeto. En cualquier caso la vitamina D no es una excusa en absoluto para torrarse al sol, declinar definitivamente el fotoprotector, etc. Para la mayoría incluso si nos ponemos 2mg/cm^2 no hay problema con el uso diario de fotoprotector por lo ya comentado.

Yo personalmente suplemento la vitamina D, y el resto del tiempo simplemente recibo una exposición casual en la medida en que simplemente salgo de mi casa para vivir mi vida. El sol además de la vitamina D tiene otros beneficios por ejemplo en el ánimo y no se puede vivir huyendo de él, porque el sol está ahí y es lo que hay. Mi decisión de suplementar viene derivada no tanto de "huir del sol" sino más bien porque me preocupa que en invierno, momento en que vamos muy cubiertos, no llegue a generar suficiente vitamina D. En mi caso lo tengo fácil porque me expongo más que suficiente (por ejemplo, cuando voy y vuelvo del gimnasio lo hago caminando sobre el sol directo y siempre es entre las 18-22h) y soy muy blanca, pero si me expongo no es porque esté pensando "en la vitamina D" intentando medir sin agarres suficientes, sino porque vivo mi vida, sin más; suplementar me ahorra complicaciones, es más sencillo y más seguro. Por lo que comentamos de la aplicación no me expongo por el posible efecto que pueda tener el uso de fotoprotector, sino porque llego directa a hacer ejercicio e ir embadurnada de fotoprotector y sudar intensivamente aparte de que probablemente reduzca en mucho la protección, es un asco. Antes de decidir cualquier cosa, hablad con vuestro médico si decidís optar por la vía "radical". Como veis, un tema algo difícil, quizá en unos años con más investigación al respecto las recomendaciones, a su vez, cambien.

En resumen: es mejor evitar productos con antiinflamatorios, y usarlos solo si queremos enmascarar estéticamente la respuesta inflamatoria que genera la radiación UV al dañar la piel; es importante usar antioxidantes a diario y desde jóvenes para suplir las faltas de nuestro fotoprotector y finalmente, en condiciones de uso real, el uso de fotoprotector no parece disminuir la síntesis de vitamina D hasta el punto de generar un déficit. En cualquier caso si nos preocupa, podemos optar bien por la vía "radical" o bien por la vía moderada y compaginar fotoprotección y las mejores condiciones (las menos dañinas, en teoría) para la síntesis de vitamina D cutánea.

¿Usáis antioxidantes? ¿Sois de las que optáis por aloe vera en caso de quemadura solar? ¿Alguna duda? Contadme ;)

11 comentarios:

  1. Creo que hoy estoy un poco espesa, no entiendo, en la crema que muestras del SPF 10 pasa al 30 solo por llevar Aloe Vera? Porque va 'sanando' la piel mientras esta está expuesta? Nos engañan lo que quieren y más...XD

    Besoos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a ver la cosa es la siguiente: en esa forma - ZnO no cubierto- una concentración del 25%, la máxima permitida, da un SPF máximo de 10. Este producto lleva un 19% de ZnO no cubierto...y tiene un SPF30. No te sé decir si el cambio en el SPF se debe únicamente a la presencia de un antiinflamatorio, pero desde luego puede influir porque esconde los signos de daño, principalmente el eritema, que es importante para fijar el SPF. De todas maneras la prueba del SPF es de un día para otro, o sea, el eritema visible se mide tras 24h y no sé hasta qué punto o en qué condiciones influya pero en la medida en que hay un riesgo posible si usamos antiinflamatorios en el protector solar de que el resultado sea un "SPF falso" y en tanto que realmente no ayudan para nada más que esconder los signos inflamatorios, pues...como en España y en la EU no tenemos manera de saber si la concentración de activos (filtros) es suficiente, pues quizá es prudente evitar esta clase de productos. En EEUU si llevase por ejemplo aloe vera el producto y una correcta concentración de filtros para garantizar protección contra todo el espectro UV pues nada, entonces da igual (ellos allí lo pueden medir con el BASF Sunscreen Simulator), pero nosotros no tenemos manera de saberlo y en tanto que existe la posibilidad pues yo personalmente evitaría estos productos. De hecho tampoco entiendo que se quiera usar un producto que esconde el enrojecimiento de la piel sobre todo si lo usamos en la playa o tal, en plan que mejor estar ojo avizor de que te empiezas a torrar...pero vamos entiendo que se incluyan, a nadie le gusta estar como un tomate, pero yo personalmente limitaría su uso para esos momentos donde quisiera deliberadamente esconder la inflamación.

      Yo la verdad no sé si sea a propósito, supongo que en algunos casos sí, pero bueno, ojalá la legislación fuese diferente en Europa la verdad.

      Eliminar
  2. Hola guapa, qué crema con vitamina c+E y sérum utilizas? Yo ando en busca de algo así.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uso la crema Derm Aox de La Roche-Posay en versión pieles mixtas/normales, la línea si no me equivoco tiene un sérum, un contorno de ojos y la crema que es más o menos nueva, básicamente es una crema de antioxidantes así que va genial para usar debajo del fotoprotector (aunque esto plantea un problema cuando usamos filtros químicos). Yo personalmente no creo que valga en una piel grasa, la línea en general me parece untuosa así que vaya, es una crema ligerita y todo pero en una piel muy grasa/grasa no la recomendaría, a partir de piel mixta/normal más tirando a normal sí :)

      En cuanto al sérum estoy usando C-Vit Liposamal de Sesderma porque el resto que conozco a la venta en España con una concentración alta de vitamina C son más adecuados para pieles grasas porque llevan alcohol de vehículo con lo cual son muy ligeros pero a mí me pueden resecar así que por disponibilidad/precio escogí este, es un sérum cremosito pero tampoco muy graso.

      Saludos

      Eliminar
    2. Muchas gracias, por cierto me encanta tu blog es muy completo.

      Eliminar
  3. Tengo una preguntilla ¿tiene el mismo efecto si una suplementación en la dieta con vitaminas C y E que su uso tópico?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta donde yo sé, no. La aplicación tópica de antioxidantes ayuda a combatir los ROS que se generan en la dermis directamente, pero el consumo oral primero no sabemos dónde afecta, o sea igual va a tu piel que igual, pues no. Segundo la cuestión de la dosis y efectos, de nuevo, hasta donde yo sé, no está muy clara. Es importante llevar una dieta sana rica en comidas nutritivas, yo personalmente no creo que suplementar esta clase de cosas se deba hacer "con facilidad", son indicios apenas pero parece ser que la comida tiene propiedades "holísticas" que la suplementación aislada de nutrientes no tiene, lo cual no quiere decir que esto último sea inútil, más bien que aun no se sabe mucho del tema. Lo que sí te puedo decir es que el problema principal es que el consumo oral no tiene por qué afectar a la piel o hacerlo de la misma manera que la aplicación tópica de antioxidantes, así que en cualquier caso se combinarían, pero no son lo mismo; pero ya te digo, no se sabe muy bien qué efectos tenga el consumo oral, sobre todo si hablamos de súper-dosis como suelen llevar los suplementos alimenticios así que en caso de querer "reforzar" (suponiendo que lo haga, claro) habla con tu médico.

      En resumen vaya, hasta donde yo sé (recalco esto), no, un consumo oral no sustituye una aplicación tópica. Cualquier duda me dices :)

      Eliminar
    2. Muchas gracias. Por cierto, acabo de descubrir tu blog y me encanta. Me parece que explicas las cosas de forma muy clara.

      Eliminar
  4. Hola guapa, ya veo que esta entrada es algo antigua.. pero tengo una duda, he estado mirando la línea que comentas de Derm AOX de La Roche- Posay y la crema no la he visto, he visto serum y crema de ojos. Si se usa el serum por la noche he de ponerme luego también hidratante o con el sérum bastará? Es que uso la Effaclar K por la noche también y sería para alternarlas.
    Muchas gracias y me encanta tu blog, está todo muy claro explicado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anna,

      muchas gracias :) Ese sérum es bastante denso, para una piel grasa y más en verano probablemente es más que suficiente e incluso puede llegar a ser algo incómodo por la textura pegajosa que tiene; en una piel seca por ejemplo no sé si llegue a hidratar lo suficiente...vamos que depende de tu tipo de piel, pero eso lo tienes que ver en la praxis, si te llega en hidratación pues un producto menos y si no te llega pues a añadir. Yo creo que para pieles realmente secas no será suficiente, de seca/mixta a grasas en verano quizá llegue. En invierno y eso yo creo que para pieles mixtas/grasas puede bastar, el resto quizá no, depende del nivel de sequedad.

      Eliminar

¡Hola! Gracias por llegar hasta aquí y por aportar a este pequeño blog con tu comentario. Si tienes cualquier duda déjala donde sea, sea donde sea que esté la leeré ;) ¡Comparte y disfruta!