7/3/13

Rutina facial "asiática": ¿merece la pena?






Como ya hemos comentado otras veces, si algo está de moda últimamente en el mundo cosmético es Asia, especialmente cómo no, Japón y Corea del Sur. En los últimos años se viene oyendo el agua sonora de la rutina de cuidado facial "asiática" como si fuese algo especial y digno de ser incorporado por las occidentales, la cuestión es, ¿qué tiene que sea diferente, y si lo tiene, merece la pena?

Se discute a veces si su origen es japonés o surcoreano, en cualquier caso, la cuestión es el que mercado actual está dominado por las tendencias que implantan principalmente las marcas surcoreanas y ambas rutinas, tanto la japonesa y la surcoreana, aparte de similares son las que se imponen como "ideal" a la hora de hablar de la rutina de cuidado facial "asiática", de ahí el entrecomillado.

La entrada es una revisión muy superficial de lo que es dicha rutina y una exposición de cuál es mi opinión sobre ella. Como siempre cualquier correción o comentario que queráis hacer será más que bien recibido, especialmente porque ya que tengo la barrera del idioma toda la percepción que tengo o puedo tener de la rutina asiática es extranjera en un sentido bastante fuerte.



Pautas principales

Layering


Por layering debemos entender rutina "a capas". La idea es doble: por un lado, hidratación, por otro, principios activos. La idea es mezclar ambos en una línea progresiva en cuanto a hidratación/oclusividad a la par que aportamos suficientes ingredientes activos de carácter preventivo, matificantes, anti-arrugas, y un largo etcétera en cada paso. Es importante empezar de una oclusividad baja a una alta.

¿Qué quiere decir hidratación progresiva? 

La idea es que vayamos "sellando" cada paso anterior con productos cada vez más oclusivos, empezando por texturas más acuosas y subiendo en oclusividad con texturas más densas y/u oleosas. La rutina se compone así de diversos productos de oclusividad (que no es la única forma de hidratar la piel, podemos hidratarla activamente con ingredientes que no sellen el agua sino que la aporten, como es el caso del ácido hialurónico. La hidratación por oclusión es por tanto hidratación pasiva) progresiva que en teoría van creando una barrera cada vez más fuerte de hidratación pasiva. La hidratación por tanto no depende únicamente de la oclusividad, podemos incluir ingredientes que hidraten activamente; de todas maneras la mayoría de cremas se basan por lo general en hidratación pasiva y lo que va incrementando es sobre todo ésta, unida o reforzada por una hidratación activa, por ejemplo el ácido hialurónico, que veremos a menudo y cumpliendo con el "primero agua y luego aceite" ya que suele estar presente en los primeros pasos de hidratación a modo de lociones/emulsiones y esencias.

Principios activos

Por principios activos me quiero referir a todo lo que tiene por finalidad modificar la piel sin estar dirigido a su contenido en agua (tanto aportarla como retenerla), es decir, lo que generalmente se denomina como "tratamiento": aquí incluimos desde antioxidantes, anti-arrugas y toda clase de preventivos, elementos seborreguladores, etc. Como en occidente, hay -en teoría- productos con mayor concentración de activos (por ejemplo, el sérum o esencia respecto de la loción).

En cuanto a los principios activos, encontramos aparte de los típicos que ya conocemos en Occidente (desde el hialurónico a los retinoides, etc.) muchas marcas basadas en conceptos de medicina tradicional, especialmente china, o se recurre a las levaduras y procesos de fermentación, etc. Un ejemplo de esta "historización" y apropiación cultural de la cosmética es la marca surcoreana Sulwhasoo o la mítica SK-II con su incansable historia sobre la "pitera"; muchas marcas más baratas como Missha tienen líneas de cuidado con esta inspiración algo "historicista".

Rutina adecuada

La idea es combinar ambas ramas y dar con una rutina adecuada. Por ejemplo, digamos que una persona joven, con la piel grasa, poros dilatados y con tendencia a las manchas quiere crear una rutina. Simplificando un poco, podríamos decir que va a seleccionar productos con oclusividad ligera, y comprará cada paso según sus necesidades: comprará algo que le proporcione acción antioxidante, comprará productos digiridos contra la piel grasa y el acné, comprará algo que trabaje los poros y probablemente productos blanqueadores. Como la rutina incluye tantos productos, lo que se hace es comprar por necesidades de la piel y modular la hidratación según la producción de sebo que cada una tenga. En la página de la marca BRTC podemos leer algo que he leído multitud de veces, y es que las mujeres coreanas por ejemplo emplean hasta una veintena de productos a diario. Usando tantísimas cosas es posible regular al máximo ambas variables para construir una rutina. Más abajo pongo un ejemplo de lo que podría ser grosso modo una rutina para mí, creo que queda más claro así.

Doble limpieza

Si bien la noción de "rutina por capas" no ha llegado todavía con fuerza al mercado occidental, la noción de doble limpieza japonesa lleva ya un rato entre nosotros. La noción es simple: dada una supuesta afinidad entre los residuos que podemos tener en nuestra piel con el aceite o el agua, usaremos primero un limpiador de naturaleza oleosa para retirar aquellos residuos que sean de naturaleza grasa o que precisen de un limpiador oleoso para ser retirados y luego de haber usado la fase de aceite, usaremos un limpiador distinto, generalmente al agua, para acabar de limpiar bien la piel y retirar todos los posible residuos. La realidad es que en la práctica la cuestión está en marcar la diferencia entre desmaquillar y limpiar la piel. Se usan limpiadores en aceite para desmaquillar y una limpiadora al agua para limpiar la piel tras el desmaquillado. 



La rutina estándar


Como mencioné en la entrada sobre la loción de Hada Labo, el cuadro general es este:








(1) Limpieza simple por la mañana y doble por la noche

(2) Crema de masaje, este tipo de producto no siempre aparece pero básicamente es una especie de crema que masajeas durante unos minutos y luego retiras con agua, a veces se puede usar también de mascarilla o de "pack de noche", es decir, un producto que en teoría es una mascarilla pero que dejas toda la noche y lavas por la mañana, con supuestos mayores beneficios por el tiempo de exposición.

(3) Esto es lo más característico y lo que no tenemos las occidentales y donde más se refleja la cuestión de la hidratación progresiva: empezamos por lo que normalmente se llama emulsión (Corea del Sur) o tónico (en Japón) y que es un paso muy ligero e inicial de hidratación, destinado generalmente a preparar la piel para los tratamientos posteriores (un mero reclamo publicitario, en mi opinión). La loción de hialurónico de Hada Labo es un ejemplo de esto. A continuación seguimos con una esencia y/o un sérum (a veces son dos productos diferentes, a veces no), algo más oclusivos, y finalmente el tónico. Los nombres de cada paso varían de marca a marca y en cada país y cada marca por ello suele indicar cuáles son los pasos de su línea de cuidado facial, lo más normal es que haya tres o cuatro (o más) pasos antes de la crema hidratante. Este "espacio" del tratamiento no se limita a estos vehículos, podrían ser desde ampollas a productos con texturas desde acuosas, tipo gel, leches, cremas, etc. Lo característico es la hidratación gradual, pero la variedad de productos es inmensa.

Lo importante de este paso es que, a diferencia de los tónicos occidentales, que suelen ser astringentes o inútiles (como ocurre con la mayoría de tónicos), cuando no son canales de principios activos como puede ser un ácido; es que son más bien pasos de hidratación que pueden incorporar algunos principios.

(4) La crema hidratante, de mayor oclusividad y cuya finalidad es "sellar" todo.

Tras la crema hidratante vendrían los cuidados más específicos, especialmente el contorno de ojos. Los siguientes pasos corresponden a la rutina de mañana y acaban en protector solar y maquillaje. La rutina de noche normalmente acaba en la crema hidratante + contorno de ojos.

Aparte de los pasos básicos, se añaden más posibilidades:

- Exfoliantes, los hay de tipo enzimático, físico, etc. Como nosotras, suelen usarlo de forma espaciada.
- Mascarillas, en este caso hay varios modos de empleo, muchas asiáticas usan mascarillas a diario, venden por ejemplo este pack de mascarillas para diario de Etude House; pero también están las mascarillas típicas usadas como tratamiento especial y como mencionamos, los "packs de noche", muy de moda ahora en Corea del Sur, mascarillas que se usan durante toda la noche y se retiran por la mañana. Del mismo modo es bastante común usar la loción/esencia a modo de mascarilla acompañándola bien de este tipo de algodones o bien usando estas mascarillas con forma de cara que se compran secas (y generalmente compactas) y empapándolas con el producto.
- Masajes. Con la idea de una especie de "drenaje linfático" y antiarrugas (y en sus versiones más estrambóticas, cierto efecto cirugía plástica, por ejemplo, disminuir el puente de la nariz o afinar la mandíbula...obviamente un masaje no tiene efecto alguno sobre estas cosas), es común que se hagan masajes faciales, como podéis ver por ejemplo en este vídeo, o en esta serie de vídeos de la youtuber ElisaSung que os enseña varias maneras de hacerlo (lo de la cuchara o las bolas es bastante común). Venden una infinidad de "aparatos" (este, por ejemplo) para hacerse masajes y muchas supuestas técnicas.
- Existen además un montón de "técnicas" de dudosa efectividad, como la de no arrastrar el producto al aplicarlo, sino hacerlo a toques y aplastando con las palmas, que no sirve de nada; mezclar los masajes con los puntos de presión relacionados con la energía ; aplicarse la loción o esencia tres segundos justo después de lavarse la cara para lograr retener la mayor cantidad de agua en la piel, etc.

Por ejemplo tomemos una línea bastante famosa de la marca Etude House, la Collagen Moistfull, que no incluye la parte de limpieza sino de tratamiento e hidratación, es una línea de hidratación básica:



Como veis incluye todos los pasos anteriores y añade una "first essence", un paso más.


La importancia del protector solar

Esta rutina se repite por la mañana y noche adaptando los productos; por la mañana se acompaña del protector solar, posibles prebases y el maquillaje. Como comentamos en la entrada sobre el maquillaje coreano, las asiáticas tienen más problemas con las manchas y además, tradicionalmente, la blancura ha sido y sigue siendo una característica definitoria de la belleza; esto unido a la preocupación por la salud hace que la protección solar y el evitar la exposición al sol sea una de las partes más importantes de toda la rutina y sin lugar a dudas, como comentamos sobre los factores de envejecimiento extrínsecos, el paso más decisivo a la hora de mantener la lozanía ya que la exposición al sol es el factor "controlable" de mayor peso a la hora de evitar el envejecimiento cutáneo. 


La piel asiática

La piel asiática por lo demás es diferente a la occidental, no sólo envejece después, sino que lo hace de manera diferente. Los factores que condicionan las diferencias entre la piel asiática y la occidental son varios y muchos son de carácter genético; esa diferencia -que percibimos sin problemas- entre etnias unida al hecho de que la cosmética es un mercado enorme en el mundo asiático y que éste ha entrado con fuerza en occidente ha provocado una especie de percepción positiva, en el sentido de ser "mejor que la occidental" de la cosmética asiática, algo que normalmente no tiene fundamento si lo que queremos decir es que los productos asiáticos parten de principios químicos ignotos para occidente, eso más allá de que quizá haya productos más interesantes en la cosmética asiática o en la occidental.

Esas mismas diferencias condicionan los productos que conforman el mercado, por eso por ejemplo encontramos tantos productos blanqueantes (anti-manchas, unifican el tono) en el mercado asiático. Por lo demás debo decir que muchas asiáticas usan marcas occidentales, y que a veces las marcas occidentales lanzas productos adaptados al mercado asiático que no se venden en Europa/EE.UU, hay de todo un poco.

¿Son significativas las diferencias?


En este apartado y tras haber expuesto de manera muy reducida cuáles son las pautas generales, daré mi opinión sobre el conjunto.


Personalmente, creo que no hay diferencias significativas, es decir, funcionales. Hay diferencias en el proceso y en la manera en que se concibe la rutina de cuidado facial, pero lo que nos importa realmente es si todo esto es funcional o no, y si en virtud de su funcionalidad vale la pena adaptarlo a nuestra rutina.

Los productos asiáticos que más consumimos (de marcas japonesas como Hada Labo, Juju, Kiss Me, Dollywink, etc. o surcoreanas como Etude House, Baviphat, Holika Holika, etc) no tienen, a priori, ningún tipo de "ingrediente especial" que desconozcamos en la cosmética occidental ni "fórmulas especiales". Depende del producto, o de la marca, serán buenos productos o malos productos, pero en ese sentido es exactamente igual que cualquier marca occidental, puede ser buena o mala, pero no en virtud de ser occidental o asiática. Lo que no quita que podamos tener la opinión de que los productos asiáticos son mejores, igual nuestra experiencia es esa, pero no es cierto en virtud de que los productos se formulen usando ingredientes radicalmente distintos ni de que se formule de una manera ignota para occidente, la sbases son las mismas. Aunque nos puede parecer que en un sitio u otro se haga mejor, no es porque en Occidente no se pueda hacer igual o viceversa, esas diferencias responden a otros criterios.

El "layering" no tiene nada mejor que lo que puede tener algo más común en Occidente, un producto multi-funcional o suficientemente hidratante. El mercado occidental tiende más bien a buscar productos "todo en uno" o que incluyan varios principios activos en una misma formulación (los míticos productos que "hacen", literalmente, de todo), con lo cual obtenemos la misma funcionalidad con menos productos. En cuanto a la hidratación, solemos reducirla a un producto, a veces dos productos, tres si acaso (un sérum y una crema hidratante por ejemplo, etc.) y no pocas veces hacemos coincidir tratamiento con hidratación, es decir, buscamos productos con principios activos adecuados a las necesidades de hidratación de nuestra piel, con la finalidad de aunar en la menos cantidad de productos la mayor funcionalidad; depende de la rutina de cada una y de cómo se complementen los productos. La idea de hidratar por capas no tiene ninguna funcionalidad especial respecto de un solo producto que hidrate lo suficiente y yo personalmente creo que es una manera de hacer dinero fácil por parte de las marcas. Yo misma tengo varios productos que me aportan más o menos hidratación según crea que lo necesito (no es una rutina fija sino modulaciones de mi rutina para intentar responder a las necesidades cambiantes de mi piel), pero eso es distinto a configurar una rutina que incluya pasos de hidratación progresiva como "norma".

En cuanto a la doble limpieza, yo personalmente tengo un producto diferente para desmaquillarme y es en formato aceite y una limpiadora aparte. Pero no suscribo la doble limpieza, ¿por qué? El motivo de que me desmaquille con un producto específico y que éste sea en aceite es simple y llanamente porque tras probar, encuentro que como desmaquillante de ojos es lo más efectivo. Podría ser otro formato e incluso un mismo producto que desmaquille y limpie a la vez, si encuentro uno que me satisfaga. Lo que a mucha gente se le escapa es que los famosos aceites desmaquillantes aparte de ser en aceite ("aceite disuelve aceite") incluyen surfactantes y que al fin y al cabo limpian la piel a la par que retiran el maquillaje, muchas veces de manera suficiente (otras no). Por ejemplo:

- Ingredientes del aceite desmaquillante de Shu Uemura, de los más famosos:


Mineral Oil, Corn Germ Oil, Polysorbate 85 (surfactante), Safflower Seed Oil , Sorbitan Trioleate (surfactante), Ethylhexyl Stearate, Jojoba Seed Oil, Avocado Oil , Sea Water, Glycerin, Tocopherol , Limonene, Canola Oil, Linalool, C12-15 Alkyl Benzoate , Dicaprylyl Carbonate, Isopropyl Myristate, Ethyl Oleate, Rapeseed Seed Oil, Butylphenyl Methylpropional, Bitter Orange Peel Extract, Tomato Extract, Capsicum Fruit Extract, Fragrance

- Ingredientes del aceite desmaquillante de DHC:

Olea Europaea (Olive) Fruit Oil, Caprylic/Capric Triglyceride, Sorbeth-30 Tetraoleate (surfactante), Pentylene Glycol, Phenoxyethanol, Tocopherol, Stearyl Glycyrrhetinate, Rosmarinus Officinalis (Rosemary) Leaf Oil

- Ingredientes del aceite desmaquillante de MAC:

Cetyl Ethylhexanoate, Olea Europaea (Olive) Fruit Oil, PEG-20 Glyceryl Triisostearate (surfactante), Squalane, Simmondsia Chinensis (Jojoba) Seed Oil, Triticum Vulgare (Wheat) Germ Oil, Oryza Sativa (Rice) Germ Oil, Tocopherol, Chamomilla Recutita (Matricaria) Flower Oil, Citrus Aurantium Amara (Bitter Orange) Oil, Lavandula Angustifolia (Lavender) Oil, Oenothera Biennis (Evening Primrose) Oil, Water / Aqua / Eau, Rosa Canina (Rose) Fruit Oil, Limonene

Dependiendo del nivel de detergencia, limpiarán más o menos pero la mayoría de estos productos se emulsionan con agua y no dejan ningún tipo de resto a la par que muchas veces (de nuevo: a veces no) dejan la cara limpia. El problema es cuando usamos alguno que limpie lo suficiente y luego además añadimos otra limpieza más que en vez de "limpiar más" puede en cambio, al contrario, "limpiar de más", que no es lo mismo. Limpiar de más puede dejar la piel sensibilizada y reseca, la limpiadora es el paso donde menos vale la pena invertir dinero pero a la vez acaba por redondear la rutina, debe limpiar lo suficiente pero en el límite de lo aceptable, es decir, resecar lo menos posible. Depende de qué tipo de productos usemos y de cómo se complementen, la doble limpieza puede ser efectiva o no: no es lo mismo quitar el grueso del maquillaje con agua micelar o una toallita desmaquillante y luego usar un gel al agua que usar un aceite que te deja la cara tirante y luego un gel al agua seborregulador, por ir de extremo a extremo. Depende, por eso no asumo la doble limpieza sino que adecuo el tipo de productos que uso a la necesidad de limpieza que tenga, que, nuevamente, no es lo mismo que aceptar una especie de canon fijo.

En cuanto a los masajes, no creo que tengan efecto antiarrugas ni nada similar (y en esa línea cosas como lavarse la cara sólo con movimientos ascendentes o no aplicarse el contorno de ojos más que a toquecitos me parecen igual de inútiles), por mucho que estimulen el riego sanguíneo creo que aunque podamos admitir que tienen algún efecto, no creo que sea realmente significativo sino en el conjunto de rutina completa y más comprehensiva, es una ayuda más pero creo que tendrá efectos bastante nimios.

El mayor fallo que le veo a incorporar demasiados productos a la rutina es, aparte de que es un gasto innecesario habiendo productos con la misma funcionalidad que aportan varios productos pero en uno solo; que es fácil así no tener control sobre la rutina. Igual que con los productos para el pelo, los productos que empleemos en la rutina facial deben estar en sinergia, actuar conjuntamente y complementarse. Creo que dar con la rutina adecuada pasa por dos aspectos fundamentales (1) conocer nuestra piel e identificar sus necesidades, antes que cualquier otra cosa (2) conocer los productos que usamos y su efecto en nuestra piel a medio y largo plazo. Sólo conociendo (1) podemos, a través de (2) regular, modular nuestra rutina hasta irla haciendo cada vez más adecuada y por ello efectiva, en concordancia con las necesidades de nuestra piel. Además lo importante a la hora de comprar cosas de cuidado facial -y capilar- es atender a la funcionalidad del producto, no comprar "por inercia" en nombre de una rutina estándar. Con esto quiero decir, por ejemplo, que mucha gente puede tener una rutina perfectamente funcional pero no tener un tónico y a pesar de que claramente no le hace falta, ir buscando un tónico como si algo le faltase a su rutina, porque es lo que "la norma" marca. Comprar un tónico que es básicamente agua y algún extracto floral (lo que son la mayoría) podrá completar nuestra rutina en pos de esa "normatividad", pero será un producto inútil en que el dejemos dinero, ya que su funcionalidad es nula. No es lo mismo si consideramos que nos vendría bien usar algún ácido  o producto astringente y casualmente vemos un producto que se presenta en formato tónico y que nos podría venir bien por cómo funciona, no por cuál sea el vehículo/canal en el cual va el principio activo (canal/vehículo que es importante considerar con ciertos principios activos para que sean efectivos en su aplicación, no quiero decir que tanto por esto como por nuestras preferencias individuales el aspecto estético de los productos pierda toda relevancia, sino que no debe ser el criterio principal). Creo que esta proliferación de productos de la rutina asiática responde a meros intereses comerciales y no a funcionalidad, por ello creo que es una diferencia que merece la pena considerar detenidamente.

No quiero decir que los productos como tal sean malos, sino que la rutina en su conjunto en mi opinión no tiene nada positivo o mejor que una más simple, al contrario, tiene desventajas en el sentido de que igual introduce una complejidad innecesaria. 

Todo se resume en que el problema no está en usar o no tantos productos como queramos, sino en saber optimizar según nuestras necesidades los productos que compramos. Tanto el layering como la doble limpieza pueden ajustarse o no a ellas, la palabra clave es depende.

Por último y creo que es algo importante a considerar, está por un lado el exotismo asociado a estos productos, que yo misma no sólo "padezco" sino que disfruto con plena consciencia y por otro lado, el aspecto casi que "ritual" que tiene la rutina asiática, que nos ha sido vendida como un proceso complejo y milenario y casi que mistérico, toda esa imagen tiene un efecto casi que lujurioso sobre el comprador (no hay más que ver la historia de SK-II sobre la pitera, lo de crear fábulas en torno a los productos es algo que hacen todas las marcas -especialmente las de alta gama de perfumería, a veces con resultados algo risibles todo sea dicho- y que se ha hecho con toda la cosmética asiática en su conjunto y no es un problema siempre y cuando sepamos que se hace y con ese conocimiento decidamos). Y es "ritual" en un sentido diferente: no es lo mismo ponerme mi aceite de Clarins después de lavarme la cara un lunes machacada del día en un minuto que dedicarme un domingo a ponerme cómoda, con música, y hacer del uso del producto algo especial y fuera de la rutina. En mi opinión la imagen que se ha creado de la rutina asiática de cuidado facial es algo ritual: como un proceso cuidado y largo pero meticuloso de enterno mimo por nuestra piel. En definitivas cuentas, que puede que los productos que uses de esa marca japonesa no tengan nada más especial que el que encuentras en tu farmacia de siempre, pero tienen un valor añadido por ser asiáticos y yo personalmente entiendo que se le confiera valor a ese hecho, y también que haya quien no lo vea como algo especial. Yo como dije lo considero un valor añadido que pago a gusto, pero me parece a-problemático siempre y cuando se sea consciente de ello.

Sobre esto último puedo decir que, si bien la cosmética es un mercado mucho más grande y lucrativo en Asia que en occidente, ello no tiene porqué ser significativo...que se gaste más dinero y haya más consciencia -porque el aspecto físico es mucho más opresivo en Corea del Sur que en cualquier país europeo, por ejemplo, algo que no considero positivo- a la hora de currarse un aspecto físico canónico no garantiza que sus productos sean mejores, ni hace que el consumidor medio asiático se mueva menos por la publicidad que un occidental, de hecho, el aspecto tan llamativo y sorprendente de por ejemplo los productos surcoreanos tiene un motivo de ser, no hace falta más que mirar la publicidad y packagings de marcas como Holika Holika o Etude House, y ver quién las publicita (el "idol" de turno, por lo general).

Ejemplo de una rutina

Los productos que voy a citar ni los tengo, ni los he usado, ni los recomiendo, es meramente un ejemplo de rutina básica que podría seguir creciendo añadiendo más productos con diferentes ingredientes y nivel de hidratación. Mi piel es mixta/grasa, acnéica y con tendencia a deshidratarse en invierno, me interesa usar preventivos, reducir los poros y unificar el tono. 


Aceite desmaquillante: DHC Cleansing Oil
Limpiadora: Espuma limpiadora suave de mandarina y perejil de Skin Food, para pieles acnéicas pero suave y calmante.
Crema de masaje: Tonymoly TOMATOX Magic White Massage Pack, blanqueante y purificante.
Mascarilla diaria: Etude House Daily Mask Skin Essence con Ginseng rojo, antioxidante.
Loción: JUJU Cosmetics Aquamoist Hyaluronic Acid Moisture, con ácido hialurónico, para hidratar sin engrasar.
Esencia: Tonymoly Floria WHITENING Capsule Essence, blanqueante.
Sérum: BERRISOM Vitamin C-10% Whitening Serum, con vitamina C, antioxidante.
Tónico: Baviphat Tea Tree It Trouble Catch Toner, con aceite de árbol de té, para el acné.
Crema hidratante: Missha Super Aqua Water Supply Cream, una crema tipo gel ligera para piel grasa.
Contorno de ojos:  Etude House Collagen Moistfull Eye Cream
Mascarilla: Holika Holika MEDI-MEDI Acetyl Pack, con ácido salicílico, para los poros y el acné.
Protector solar: Biore UV Aqua Rich Watery Essence Face Sunblock SPF50++, textura gel y adecuado para pieles grasas.

Rutinas de algunas youtubers asiáticas











Conclusión

 Mucha gente piensa que la cosmética se reduce a la funcionalidad, yo jamás negaré que mi intención siempre es priorizarla y hacer una buena compra; pero a la vez soy enteramente consciente de que cuando "limpiamos" la cosmética y la dejamos en cierto "quimicismo" ésta pierde una gran parte de su atractivo, la cosmética no es reducible al INCI de un producto y entiendo a la vez que este juego de apariencias, de imagen que es (lo que no le impide ser efectiva, pero siempre en una especie de tensión con una imagen, con una publicidad, con una fantasía, etc.), es enteramente legítimo y que de él depende que muchas personas que consumimos y nos interesamos por el mundo de la cosmética...lo hagamos, sin más. Es en ese juego de extremos de contención difícil, la apariencia y la funcionalidad, en el que se enmarca también la posibilidad de la cosmética asiática en su conjunto, a la vez "leyenda" y a la vez tan sujeta a un "quimicismo" como la occidental (y en el mismo lenguaje). Yo misma opto a veces por experimentar la cosmética inclinándome más hacia un extremo que a otro, depende; pero mi consejo es que no debemos caer en olvidar esa tensión entre estos dos extremos sino valorar tanto el exotismo y la imagen como la funcionalidad con vistas a obtener resultados satisfactorios. 



¿Os gusta la cosmética asiática? ¿Cuál ha sido vuestra experiencia con ella y cómo definiríais la imagen que os transmite?

17 comentarios:

  1. Muy buenas reflexiones e información...como siempre.
    Últimamente todas nos volvemos locas con el tema asiático y nos metemos en usar 5 productos, o más bien en comprarlos y olvidarlos, porque no hay tiempo por las mañanas para usar tanta cosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias :)

      La verdad es que sí, yo creo que una parte muy importante de esta especie de "ritual cosmético" es un poco la sensación de "espacio de evasión" que da, es como un momento de parón en medio de una rutina frenética, o al menos la imagen que tengo y que entiendo que se transmite es la de un proceso de cuidado de sí y una manera de entender la cosmética de cierta forma quizá algo más "espiritual", de ahí también un poco los dejes "historicistas" que contribuyen a crear esa imagen. Obviamente relativizado claro, no deja de ser una rutina de cuidado facial, pero esa percepción de "proceso largo" creo que llama mucho la atención.

      Saludos y gracias por leer y comentar :)

      Eliminar
    2. http://menosarrugas.blogspot.pe/

      Eliminar
  2. ¡Fantástica entrada!

    Estoy muy de acuerdo contigo, lo verdaderamente importante es el principio activo adecuado que emplees sobre tu piel. Y es verdad que se encuentran tanto en la cosmética asiática como en la occidental.

    Pero... ¡a mi me encantan sus productos! Peco con ellos como con las golosinas :)

    Como bien dices, en occidente nos basamos en la rapidez y eficacia inmediata, productos multidisciplinares que actúen en varios frentes. No hay más que fijarnos en las cremas solares con efecto adelgazante... (menuda estupidez). Yo busco "algo más" en el cosmético. Busco el momento hedonista del disfrute de cuidarme. Y esto lo bordan los orientales. La distintos pasos que marca la secuencia de productos me da tranquilidad. Es un ritual que me relaja.

    Centrándonos en las características de los productos, si estoy de acuerdo en el orden propuesto de aplicación. Dependiendo de su cualidad como grasa o sustancia acuosa, van a penetrar más o menos en la matriz intercelular. Por eso es importante aplicar antes las sustancias basadas en agua, para terminar con las lipídicas.

    En mi rutina diaria empleo cosmética de muchos lugares del mundo. Es la gran ventaja que tenemos con internet. A veces me pregunto cómo podíamos vivir antes :) Y busco, de aquí y de allá, los productos que más me gustan y convienen a mi piel. Y hay varios orientales que se han convertido en básicos diarios. La loción hidratante de Hada Labo me proporciona una hidratación maravillosa que no he conseguido con ninguna crema. La Natural Aqua Gel de Cure ha conseguido acabar con mis puntos negros...

    Y, como fisioterapeuta, tengo que decir que el masaje es fundamental para mantener a la piel en buenas condiciones. No sólo mejora la penetración de los principios activos de las cremas, si no que aumentan el tono de la musculatura que la sustenta y la circulación que la alimenta.

    Muchas gracias por la calidad de tu entrada, y la seriedad y profesionalidad con la que la realizas.

    Esperando con impaciencia una nueva!!.

    Un abrazo.

    Chus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me encantan :)

      A mí también me gusta el concepto de "relax" que tenemos por aquí de la rutina asiática, aunque a priori podríamos hacer lo mismo con productos "occidentales" claro, pero están menos preparados para rutinas más complejas y no tienen tanto atractivo.

      Si no te importa y sabes, ¿podrías comentar algo más a fondo los efectos del masaje sobre la piel? Yo imaginaba que entre el fomento del riego sanguíneo y el calor sobre el poro que dan las manos se maximizarían ligeramente los efectos de una crema, pero la verdad es que no tengo ni idea del tema, me parece interesante.

      Las gracias como siempre las doy yo, un placer leerte, como siempre :)

      Eliminar
  3. ¡Buenas tardes!

    En cuanto tenga algo de tiempo, me encargaré de comentar con más profundidad el tema de los masajes.

    Un abrazo.

    Chus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, si no te importa me gustaría añadirlo luego a la entrada, mi idea es hacer algo del blog "interactivo" donde cada quien participe un poco y a ver qué sale :) Por lo demás no hay necesidad alguna de que escribas nada, como supongo que imaginas, con lo cual es una petición totalmente relajada y que puedes rechazar si no tienes tiempo o te da pereza, no pasa nada :)

      Un abrazo de vuelta.

      Eliminar
  4. ¡¡Será un verdadero placer!! En cuanto esté un poco más libre, me pongo con ello :)

    Un abrazo.

    Chus

    ResponderEliminar
  5. Entrada completísima como siempre! Y estoy de acuerdo contigo en que no creo que sea más eficaz de la rutina simple de limpieza y cuidado. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :)

      Un abrazo y como siempre gracias por leer ^^

      Eliminar
  6. Muy buena entrada y toda la razón.


    Sheer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, y gracias por leer y comentar :)

      Eliminar
  7. ME ENCANTA TU BLOG!!!!!, ES MUY COMPLETO Y DETALLADO !!!! = )

    ResponderEliminar
  8. Señor, y yo con la bata puesta! Impresionante, estoy empezando a descubrir estos productos algo cansada de que los que me aconsejan aqui nunca han cumplido lo que prometian. Mi piel con la edad y sus circunstancias me cambia y lo que antes no me preocupaba, ahora me interesa tener una buena apariencia. Seguire estudiando. Pero muchas gracias por esta gran entrada. Me hago fan de poster tuya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti :) Es normal que con los cambios que experimenta la piel haya que modular la rutina, yo si te digo la verdad creo que en la cosmética asiática hay muchos chollos sobre todo en productos blanqueantes -a mí me interesa especialmente la niacinamida- pero aparte de esos casos así más aislados tuve una época de más interés por la cosmética asiática y a día de hoy la verdad es que no me llama casi nada, aparte de porque en realidad no es tan diferente es complicado muchas veces hacerse con los ingredientes y al final he acabado usando casi todo "Occidental" otra vez, pero vamos es cuestión de ir probando :)

      Eliminar

¡Hola! Gracias por llegar hasta aquí y por aportar a este pequeño blog con tu comentario. Si tienes cualquier duda déjala donde sea, sea donde sea que esté la leeré ;) ¡Comparte y disfruta!